PROGRAMA 43.19

El Colegio Divino Maestro de Madrid participa desde el curso 2010-2011 en43_19 el Programa Competencia 43.19, un programa único en el panorama educativo español por su planteamiento y estructura.  Actualmente participan en él más de 20 Centros de la CAM y nuestro Colegio es uno de ellos.

El Programa Competencia 43,19 concebido y desarrollado por FERE Madrid [1] “pretende estimular un cambio de cultura en el centro educativo, dónde la actitud innovadora sea un eje básico de toda la Comunidad Educativa”.

Esta transformación será posible gracias al enfoque de Competencias Básicas Educativas, a la colaboración de Redes de Conocimiento externas e internas, y a la inclusión de la Perspectiva investigadora en la práctica docente y Pastoral.

Uno de los objetivos primordiales del programa es facilitar y guiar la implantación del modelo de Competencias Básicas de manera transformadora y efectiva, potenciando el ideario del centro.

¿Por qué nuestro Colegio?

Hace pocos meses, Escuelas católicas de Madrid (ECM) celebró su segundo Encuentro Entrecongresos con el lema “Una escuela innovadora, una escuela con futuro”.  La viceconsejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Alicia Delibes, inauguró el Encuentro afirmando que la escuela del futuro,  aquella a la que tenemos que aspirar,  debe ser “una escuela austera, seria, que de verdad enseñe y con magníficos profesionales”.  Javier Agudo, presidente de ECM, en su saludo inaugural hizo especial hincapié en la cuestión de ejercer verdaderamente la autonomía pedagógica y organizativa en los centros para que titulares y directivos “imaginen, creen marcos teóricos, metodologías y herramientas que permitan crecer, superarse… En definitiva, que permitan innovar”.

Nuestro Equipo Directivo lleva tres años  liderando, junto al Equipo Docente, esa transformación de nuestra escuela y la evidencia apareció en el acto de clausura: nuestro colegio recibió la placa que nos acredita como centro innovador dentro de este Programa.  

¿Qué pasos hemos tenido que dar?

El primer requisito para que nos aceptasen dentro del Programa era que fuésemos capaces de soñar con realismo y plasmásemos ese sueño en un Proyecto de futuro a  largo plazo.  Soñamos, soñamos y soñamos, y hasta perdimos horas de sueño físico, para conseguir lo que nos pedían: elaborar nuestro propio “Sueño de Innovación”. En cincuenta y cuatro páginas, poco a poco, quedaron recogidos uno a uno los sueños para nuestra educación infantil, primaria y secundaria del futuro.  Y conseguimos el primer reto: fuimos uno de los once colegios “pioneros” aceptados en el primer año de andadura de este programa.

 

43_19_1Tres años después, cuando nuestros tres compañeros subieron a recoger la placa acreditativa sentimos y pensamos tantas cosas maravillosas juntas que no nos cabrían en esta reseña.  Esa placa que recibimos, entre aplausos y sonrisas de gozo, encierra cientos de horas de reuniones, de sesiones formativas con profesionales y expertos  excelentes,  de experiencias educativas innovadoras vividas en nuestras aulas y contadas por sus hijos, de elaboración de programaciones de aula repletas de metodologías activas.  Esa placa contiene  millones de segundos de diálogo cercano con todos y cada uno de nuestros alumnos y alumnas de todos los cursos,  de trabajo profundo y reflexivo sobre los contenidos que necesitan aprender, de preguntas y respuestas sobre cuestiones relativas a quienes son y quienes quieren llegar a ser.  Cada vez que fijes tu mirada en la pared de la entrada y veas la placa piensa que es un reconocimiento a cada miembro activo y soñador de nuestra Comunidad Educativa.

Un reconocimiento que se une a otros  que estamos recibiendo desde instituciones y entidades externas que se acercan a visitarnos y conocernos, porque nos estamos convirtiendo en un “Colegio referente” para el sector Educativo de nuestro país.   Así nos presentan en los últimos eventos educativos en los que estamos siendo invitados para compartir nuestra experiencia de transformación e innovación.  Asistimos a ellos con más ilusión, nervios y esperanza que la que conteníamos cuando dimos nuestro primer paso.

¿Quieres una evidencia más de como tu sueño y nuestro sueño se están convirtiendo en realidad?  Aquí va esta reseña de la revista Eclessia [2]

 

43.19_2“Muy interesantes y valiosas, sobre todo por su futura aplicación práctica, fueron las seis experiencias de innovación pedagógica que presentaron responsables del International School of Amsterdam, de Nottingham University Stanford Academy, del Colegio Maristak de Durango, del Colegio Cardenal Spínola de Huelva, del Colegio Divino Maestro de Madrid y del Trinity College of London.”

 

¿Qué has sentido al leer el nombre del Colegio que elegiste para tu hijo en esa lista? Nunca es tarde si la dicha es buena, y como nos alienta la confianza de que así será para nuestro Colegio, estás “A TIEMPO” de seguir soñando.  Ahora, hoy mismo, estás a tiempo de soñar con nosotros nuevas formas de enseñar, a tiempo de implicarte más en el día a día del Colegio de tu hijo, a tiempo de aprender como acompañarle mejor en su desarrollo integral para ser una persona “excelente”, a tiempo de ver en directo como lo hacemos y de proclamarlo en tu entorno, compartiendo las reuniones y jornadas de puertas abiertas a las que te convocamos, a tiempo de iniciar lo que sea  necesario para que toda nuestra Comunidad siga creciendo como auténticos motores de la soñada metamorfosis social.

Despréndete de escepticismos y temores, acompáñanos y disfruta desplegando tus alas.  Vuela con nosotros y descubre cómo buscamos hacer realidad esa nueva Escuela de las Misioneras del Divino Maestro.  Esa Escuela que pueda responder a los retos que la sociedad del siglo XXI y que nos necesita a todas y cada una de las personas de nuestro Colegio.

43_19_3

Juntos crecemos, avanzamos, soñamos, creemos.

Por ti, por tu hijo, por nosotros, por ese mundo

que sabemos que es posible, por favor…

          ¡Sigue SOÑANDO a nuestro lado!

 

 

 

18 No recordéis las cosas pasadas…

                 19  Mirad, voy a hacer algo nuevo,  ya está brotando, ¿no lo notáis?       

Capítulo 43 del libro de Isaías


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *